TOOLKIT: Infraestructura Verde y Conectividad

   

 

Versión para imprimr

Preguntas frecuentes

Se presenta a continuación una selección de algunas de las preguntas y comentarios que más frecuentemente surgen en torno los proyectos de Infraestructura Verde y conectividad, junto con las respuestas desarrolladas a partir del material técnico de referencia y de las aportaciones de los profesionales implicados en el proyecto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


1.¿Qué aporta de nuevo la “Infraestructura Verde”?

La Comisión Europea plantea una concepción multifuncional de la Infraestructura Verde sumamente amplia: desde funciones para la mitigación y adaptación al cambio climático, la protección frente a riesgos naturales, hasta el apoyo al crecimiento económico y el desarrollo de la economía verde, pasando por la producción de bienes, la conservación de la biodiversidad, la salud y calidad de vida humana.

Una multifuncionalidad tan abierta y polifacética explica el interés de muchos sectores y también las diferentes orientaciones que se puedan adoptar.

La multifuncionalidad[i] deseada debería asegurar la contribución a la mejora de la biodiversidad como base de la provisión de los servicios ecosistémicos[ii], para ello el diseño de iniciativas de “infraestructura verde” ha de estar incardinado en la matriz territorial y el paisaje[iii], con una visión ecosistémica[iv], favoreciendo los procesos y funciones que hacen posible la provisión de dichos servicios.


  • [i]Multifuncionalidad: Característica de los ecosistemas por las cuales podrían desarrollar diferentes funciones simultáneamente, siendo por ello capaces de proveer distintos servicios de los ecosistemas y establecer sinergias entre ellos (OpenNESS Glossary, 2016).
  • [ii]Servicios ecosistémicos: Contribuciones materiales e inmateriales directas e indirectas que proporcionan los ecosistemas y su biodiversidad a los seres humanos y de los cuales depende su bienestar (modificado de MA, 2005).
  • [iii]Paisaje: Cualquier parte del territorio tal como lo percibe la población, cuyo carácter sea el resultado de la acción y la interacción de factores naturales o humanos (Convenio Europeo del Paisaje, CE, 2000; Ley 42/2007). La Estrategia de Infraestructura Verde define el paisaje como un mosaico de diferentes ecosistemas que comprenden elementos de distinta naturaleza y patrones espaciales y topológicos de flujos ecológicos (EEIVCRE, 2019). Desde la Ecología del Paisaje, se define como la percepción plurisensorial de un sistema de relaciones ecológicas. Es la parte perceptible de forma directa a través de los sentidos (fenosistema) de un sistema de relaciones subyacente (criptosistema), cuyo conocimiento explicaría la copresencia y coherencia de los elementos percibidos (González Bernaldez, 1981). Podría también definirse como la ventana de la realidad que percibimos directamente a través de nuestros sentidos, en la cual el entorno, sería la parte más cercana al lugar que ocupamos. De forma gráfica la diferencia entre paisaje y territorio, radica en que este último, requeriría herramientas intermediarias (mapas, imágenes, etc.) para su captación o interpretación, mientras que en el paisaje la percepción es directa, siendo el ser humano, juez y parte del mismo (Gómez Sal, 2014). Desde la Geografía, el paisaje son las formas que adoptan los hechos geográficos, físicos y humanos, sobre la superficie de la Tierra, resultado de procesos naturales e históricos, la percepción y representación de dichas formas, y los significados y valores que se le atribuyen, de modo personal o colectivo (Gómez Mendoza et al., 1999). Junto a estos y otros enfoques científicos, el paisajismo y la arquitectura del paisaje lo abordan con un enfoque prioritariamente proyectivo, orientado a la planificación, diseño y gestión de paisajes urbanos, rurales y naturales, basándose en las características propias y en los valores naturales, históricos y culturales del lugar, y de acuerdo con principios estéticos, funcionales, científicos y de planificación (IFLA International Federation of Landscape Architects, 2020).
  • [iv]Gestión de ecosistemas: planificación y actuación sobre el territorio entendido como un conjunto de ecosistemas. El objetivo es centrarse prioritariamente en las interrelaciones entre el conjunto de sus componentes y procesos (visión ecosistémica) y no sólo en la gestión particularizada de las especies y sus hábitats.

VOLVER A INICIO

2.¿Qué aporta la Infraestructura Verde a la conservación de la biodiversidad?

La conservación de la biodiversidad[i] está en el origen de los esfuerzos y compromisos europeos relacionados con la infraestructura verde. De hecho la propia Comunicación de la Comisión Europea tiene una visión amplia al hablar de la mejora del capital natural[ii].

Por tanto, cualquier iniciativa de infraestructura verde debe incorporar como objetivos claros la contribución a la mejora de la biodiversidad desde una perspectiva amplia (diversidad biológica[iii], geodiversidad[iv], agrobiodiversidad[v]), y todo ello en el contexto de la matriz territorial[vi].


  • [i]Biodiversidad: Cantidad, variedad y variabilidad de los organismos vivos, así como las relaciones que se establecen entre ellos. Incluye la diversidad dentro de una especie (diversidad intraespecífica), entre especies distintas (diversidad de especies) y entre comunidades (diversidad de comunidades) (Ley 42/2007). Aunque a menudo se utiliza como sinónimo de “diversidad biológica”, suele utilizarse en un contexto de preocupación social por la conservación de la naturaleza.
  • [ii]Capital natural: Componentes de la naturaleza que directa o indirectamente producen valores para los seres humanos. Se incluyen en este concepto los ecosistemas, las especies, el agua dulce, la tierra, los minerales, el aire y los océanos, así como los procesos naturales y las funciones. (MA, 2005).
  • [iii]Diversidad biológica: Concepto utilizado en Ecología desde los años 60 referido a una propiedad macroscópica y estructural de las comunidades biológicas que emerge de la historia y funcionamiento de los ecosistemas de los que forman parte. Su medición considera uno o varios de estos tres parámetros: riqueza (número de especies biológicas de un lugar más o menos extenso), equitatividad (proporción del reparto de sus abundancias respectivas en el lugar) y densidad (número de individuos de una o varias especies). Su relevancia radica en la composición y estructura numérica de las comunidades biológicas y su dependencia de las condiciones del ambiente. Aunque a veces se considera sinónimo del término “biodiversidad”, ambos suelen expresar aproximaciones y preocupaciones diferentes (Díaz-Pineda, 2002). Mientras que el término biodiversidad (riqueza biológica, "diccionario de la vida", según Ramón Margalef) subyace habitualmente una preocupación de conservación (la variabilidad como un potencial para producir servicios de los ecosistemas), el término diversidad biológica ("lenguaje de la vida", según el mismo autor) suele utilizarse en un contexto numérico y termodinámico (Margalef, 1991) para entender sus patrones espacio-temporales y los factores que la determinan.
  • [iv]Geodiversidad: La geodiversidad o diversidad geológica se refiere al número y variedad de elementos geológicos presentes en un lugar: las rocas y sedimentos del sustrato, la geometría y estructura que presentan, su composición y los minerales que las forman, los suelos formados sobre ellas, los fósiles que contienen, las formas del relieve y los procesos que dan lugar a cada uno de ellos. También forman parte de la geodiversidad los recursos naturales de origen geológico, como los yacimientos minerales, recursos energéticos (carbón, petróleo, gas), acuíferos y recursos hídricos (Carcavilla et al., 2007).
  • [v]Agrobiodiversidad: Biodiversidad inducida por la gestión humana de los agroecosistemas. De su composición forman parte las razas de ganado autóctonas, las variedades locales de plantas cultivadas, ecotipos semidomésticos de plantas de pastizales y prados, así como los paisajes culturales asociados a los usos agrarios (Gómez Sal, 2013). Aunque se trata de un concepto que venía ya siendo utilizado en ámbitos científicos, su incorporación como objetivo del Convenio sobre Diveridad Biológica de NNUU, se produce en la COP-5 celebrada en Nairobi (2000) que de forma institucional la define como “los componentes de la diversidad biológica relevantes para la alimentación, la agricultura y los agroecosistemas, comprendiendo la variedad y variabilidad de plantas, animales y resto de organismos -considerados a nivel genético, de especie y ecosistémico-, necesarios para sostener las funciones, estructuras y procesos de los agroecosistemas”.
  • [vi]Matriz territorial: Base espacio-temporal resultante del medio abiótico, el componente biológico, sus relaciones funcionales y las transformaciones que la actividad humana imprime en el sistema. Se manifiesta en formas concretas de paisaje (EEIVCRE, 2019).

VOLVER A INICIO

3.¿Qué papel juegan las áreas protegidas en la Infraestructura Verde?

Aunque dentro de las áreas protegidas[i], y de los espacios Natura 2000[ii], se den condiciones altamente favorables para el mantenimiento del buen funcionamiento ecológico, su superficie a menudo reducida, sus delimitaciones sujetas habitualmente a límites administrativos y su frecuente aislamiento en el conjunto de la matriz del territorio las hace demasiado frágiles e insuficientes para alcanzar el objetivo que persiguen.

El desarrollo de la infraestructura verde es una buena ocasión para abordar la conservación de la biodiversidad (principal objetivo de las áreas protegidas) bajo una visión más amplia (“territorializar las áreas protegidas”).

Las áreas protegidas deben constituir parte esencial de cualquier estrategia de conectividad y de iniciativas de infraestructura verde. De hecho la nueva Estrategia 2030 de la Unión Europea apunta a una visión más amplia para la integración territorial de las áreas protegidas y la implicación de la sociedad.


  • [i]Áreas protegidas: Aquellos espacios que o bien contienen sistemas o elementos naturales representativos, singulares, frágiles, amenazados o de especial interés ecológico, científico, paisajístico, geológico o educativo o bien están dedicados especialmente a la protección y el mantenimiento de la diversidad biológica, de la geodiversidad y de los recursos naturales y culturales asociados (Ley 42/2007). Internacionalmente se define área protegida como un espacio geográfico claramente definido, reconocido, declarado y gestionado por medio de instrumentos legales, o de otro tipo, para alcanzar los objetivos de conservación de la naturaleza marcados en su declaración, de los servicios de sus ecosistemas así como los valores culturales asociados (Dudley, 2008).
  • [ii] Red Natura 2000: Red europea de áreas protegidas cuya finalidad es asegurar la supervivencia a largo plazo de las especies y los tipos de hábitat en Europa, contribuyendo a detener la pérdida de biodiversidad y a fomentar la conectividad espacial. Es el principal instrumento para la conservación de la naturaleza en la Unión Europea (MITECO).

VOLVER A INICIO

4.¿Qué queremos decir al hablar de multifuncionalidad?

La Comisión Europea plantea una concepción multifuncional de la Infraestructura Verde sumamente amplia: desde funciones para la mitigación y adaptación al cambio climático, la protección frente a riesgos naturales, hasta el apoyo al crecimiento económico y el desarrollo de la economía verde, pasando por la producción de bienes, la conservación de la biodiversidad, la salud y calidad de vida humana.

Una multifuncionalidad tan abierta y polifacética explica el interés de muchos sectores y también las diferentes orientaciones que se puedan adoptar.

La multifuncionalidad[i] deseada debería asegurar la contribución a la mejora de la biodiversidad como base de la provisión de los servicios ecosistémicos[ii], para ello el diseño de iniciativas de “infraestructura verde” ha de estar incardinado en la matriz territorial y el paisaje[iii], con una visión ecosistémica[iv], favoreciendo los procesos y funciones que hacen posible la provisión de dichos servicios.


  • [i]Multifuncionalidad: Característica de los ecosistemas por las cuales podrían desarrollar diferentes funciones simultáneamente, siendo por ello capaces de proveer distintos servicios de los ecosistemas y establecer sinergias entre ellos (OpenNESS Glossary, 2016).
  • [ii]Servicios ecosistémicos: Contribuciones materiales e inmateriales directas e indirectas que proporcionan los ecosistemas y su biodiversidad a los seres humanos y de los cuales depende su bienestar (modificado de MA, 2005).
  • [iii]Paisaje: Cualquier parte del territorio tal como lo percibe la población, cuyo carácter sea el resultado de la acción y la interacción de factores naturales o humanos (Convenio Europeo del Paisaje, CE, 2000; Ley 42/2007). La Estrategia de Infraestructura Verde define el paisaje como un mosaico de diferentes ecosistemas que comprenden elementos de distinta naturaleza y patrones espaciales y topológicos de flujos ecológicos (EEIVCRE, 2019). Desde la Ecología del Paisaje, se define como la percepción plurisensorial de un sistema de relaciones ecológicas. Es la parte perceptible de forma directa a través de los sentidos (fenosistema) de un sistema de relaciones subyacente (criptosistema), cuyo conocimiento explicaría la copresencia y coherencia de los elementos percibidos (González Bernaldez, 1981). Podría también definirse como la ventana de la realidad que percibimos directamente a través de nuestros sentidos, en la cual el entorno, sería la parte más cercana al lugar que ocupamos. De forma gráfica la diferencia entre paisaje y territorio, radica en que este último, requeriría herramientas intermediarias (mapas, imágenes, etc.) para su captación o interpretación, mientras que en el paisaje la percepción es directa, siendo el ser humano, juez y parte del mismo (Gómez Sal, 2014). Desde la Geografía, el paisaje son las formas que adoptan los hechos geográficos, físicos y humanos, sobre la superficie de la Tierra, resultado de procesos naturales e históricos, la percepción y representación de dichas formas, y los significados y valores que se le atribuyen, de modo personal o colectivo (Gómez Mendoza et al., 1999). Junto a estos y otros enfoques científicos, el paisajismo y la arquitectura del paisaje lo abordan con un enfoque prioritariamente proyectivo, orientado a la planificación, diseño y gestión de paisajes urbanos, rurales y naturales, basándose en las características propias y en los valores naturales, históricos y culturales del lugar, y de acuerdo con principios estéticos, funcionales, científicos y de planificación (IFLA International Federation of Landscape Architects, 2020).
  • [iv]Gestión de ecosistemas: planificación y actuación sobre el territorio entendido como un conjunto de ecosistemas. El objetivo es centrarse prioritariamente en las interrelaciones entre el conjunto de sus componentes y procesos (visión ecosistémica) y no sólo en la gestión particularizada de las especies y sus hábitats.

VOLVER A INICIO

5.¿Cómo integrar los servicios de los ecosistemas en el diseño de la Infraestructura Verde?

La prestación de una “extensa gama de servicios ecosistémicos” está en la base de la definición de infraestructura verde de la Comisión Europea. Los servicios de los ecosistemas se suelen clasificar como servicios de regulación[i], de abastecimiento[ii] y servicios culturales[iii]. Últimamente se habla de las contribuciones de la naturaleza a las personas[iv].

Uno de los retos estriba en su modelización[v], en el mapeo o cartografiado de los servicios[vi] y en la valoración de los servicios de los ecosistemas[vii].

Lo ideal es tender a una situación de sinergias[viii] entre los distintos servicios con objeto de promover la mejoría simultánea de varios de los posibles servicios.


  • [i]Servicios de regulación: Todas las formas a través de las que los ecosistemas y los organismos contribuyen a mitigar o amortiguar episodios ambientales extremos y a regular procesos ecológicos esenciales para el bienestar de los seres humanos. Incluyen aspectos como la remoción de contaminantes y sustancias tóxicas a través de procesos de los ecosistemas y los seres vivos, así como la regulación del ciclo de nutrientes y atmosférico o la protección contra eventos, que pueden ser causa de desastres (modificado de Haines-Young et al., 2018).
  • [ii]Servicios de abastecimiento: Aquellos materiales y recursos que se extraen de los ecosistemas y contribuyen al bienestar humano (Haines-Young et al., 2018).
  • [iii]Servicios culturales: Beneficios no materiales de los ecosistemas que contribuyen al buen estado espiritual y cognitivo de los seres humanos. Son lugares o situaciones que favorecen cambios en el estado físico o mental de las personas y cuyas características son dependientes de los procesos ecológicos de los ecosistemas (Haines-Young et al., 2018).
  • [iv]Contribuciones de la naturaleza a las personas: Todas las aportaciones de la naturaleza (diversidad de organismos, ecosistemas y sus procesos evolutivos asociados) para el bienestar humano (Díaz et al., 2018). Las contribuciones beneficiosas incluyen, por ejemplo, la provisión de alimentos, purificación del agua o inspiración artística entre otras, mientras que las contribuciones negativas incluirían la transmisión de enfermedades o factores que dañen a los seres humanos o sus bienes. Es considerado un sinónimo de servicios de los ecosistemas.
  • [v]Modelización de servicios de los ecosistemas: Modelo (generalmente científico, basado en procedimientos computacionales) que cuantifica uno o varios indicadores socio-ecológicos de determinados servicios de los ecosistemas (OpenNESS Glossary, 2016).
  • [vi]Cartografía o mapeo de servicios de los ecosistemas: Proceso a través del cual se representan cartográficamente, de forma cualitativa o cuantitativa, algunos indicadores o la relevancia de un servicio del ecosistema en un espacio geográfico y en un tiempo determinados (Potschin & Burkhard, 2015; OpenNESS Glossary, 2016).
  • [vii]Valoración de servicios de los ecosistemas: Proceso a través del cual la población de un lugar o afectada por un determinado entorno, expresa la importancia, preferencias, principios y creencias que tiene por un servicio del ecosistema o los beneficios que el ecosistema provee. La valoración puede ser monetaria o no monetaria (IPBES, 2016).
  • [viii]Sinergias de servicios de los ecosistemas: Situación que se produce cuando un grupo de servicios de los ecosistemas aparece reiteradamente asociado en el espacio o en el tiempo, incrementando su capacidad de generar de servicios (Raudsepp-Hearne et al., 2010). Se define también como una situación ganador-ganador que implica una mejoría mutua de dos servicios de los ecosistemas (Haase et al., 2012).

VOLVER A INICIO

6.¿Qué metodologías existen para analizar los servicios de los ecosistemas?

Podríamos hablar de dos grandes tipos de métodos. Unos están basados en la clasificación de territorios según su funcionalidad, en los que se establecen a priori diferentes ámbitos espaciales a partir de una primera definición de áreas núcleo desarrollando un análisis de conectividad atendiendo a las necesidades de las especies silvestres. Otro tipo de métodos centran su atención en el desarrollo y cálculo de indicadores para la cuantificación de servicios de los ecosistemas.

Existen diversas metodologías para el cartografiado y cuantificación de los servicios de los ecosistemas (EEA, 2014; Unión europea 2018; EEA, 2019).

VOLVER A INICIO

7.¿Qué relación tiene el bienestar humano con la Infraestructura Verde?

La degradación de los ecosistemas puede producir, además de una pérdida de biodiversidad, un empeoramiento de la calidad de vida[i] y del bienestar humano[ii]. La infraestructura verde debe contribuir a mejorar los servicios ecosistémicos, directamente ligados al bienestar humano.

Por la experiencia conocida hasta ahora, los servicios culturales son los más relevante en la infraestructura verde urbana y periurbana. Sin embargo, es preciso tener en cuenta los posibles conflictos que pueden darse entre los distintos servicios ecosistémicos, lo que se conoce como compromisos funcionales o trade-offs[iii].


  • [i]Calidad de vida: Capacidad que posee un grupo social de satisfacer sus necesidades y deseos con los servicios que puede aportar un sistema ecológico dado. Abarca los componentes necesarios para alcanzar una vida humana digna. Es equivalente a Bienestar humano (EME, 2011).
  • [ii]Bienestar humano: Estado de una persona en el que, una vez cubiertos los requerimientos esenciales (materiales y espirituales, necesidades humanas básicas) que conducen a un buen funcionamiento de la actividad somática y psíquica, se alcanzan condiciones de vida digna, sin sobrepasar los límites biofísicos de los ecosistemas (EME, 2011).
  • [iii]Compromisos funcionales (Trade-offs de servicios de los ecosistemas): La forma en que un servicio de los ecosistemas responde a cambios en otro servicio (MA, 2005). Se considera que hay un trade-off entre servicios en aquella situación en la que el suministro de un servicio determinado, o el valor de uno o varios servicios, genera conflictos y por tanto compromete el suministro de otros servicios (EME, 2011). Un compromiso funcional entre servicios genera situaciones de ganador-perdedor.

VOLVER A INICIO

8.¿Qué componentes deben tenerse en cuenta para el diseño de la Infraestructura Verde?

Además de las áreas protegidas por su valor esencial para la conservación de la biodiversidad y los procesos de los ecosistemas[i], deben tenerse en cuenta otras zonas de interés por su alta capacidad de  provisión de servicios ecosistémicos (Sistemas de Alto Valor Natural[ii], masas de agua en buen estado ecológico, entre otras) y aquellas con clara función de conectividad (red hidrográfica, sotos fluviales, corredores verdes[iii], anillos verdes). Se trata, pues, de integrar conectores de distintos tipos y zonas estratégicas que a veces quedan en “terreno de nadie”, como suele ocurrir en los bordes urbanos, pero que pueden aportar múltiples servicios y han de tenerse muy en cuenta en el contexto de un gradiente urbano-periurbano-rural.

Una infraestructura verde coherente debería facilitar tanto la conectividad entre zonas valiosas por sus funciones de conservación y por la prestación de múltiples servicios en la perspectiva de un gradiente urbano-periurbano-rural.


  • [i]Procesos de los ecosistemas: Reacciones y cambios que tienen lugar en los ecosistemas, tanto físicos como ecológicos, incluyendo, entre otros, la descomposición y producción de la materia orgánica, reciclado y flujo de nutrientes y transferencias de energía (MA, 2005) (equivalente a proceso ecológico).
  • [ii]Sistemas de Alto Valor Natural (SAVN): Sistemas agroganaderos y forestales de carácter extensivo, adaptados al contexto climático local y coherentes con el potencial agroecológico de cada lugar, que conservan la fertilidad del suelo sin sobreexplotarla y contribuyen a la mejora de los ciclos biológicos ligados a la agricultura, la ganadería y el aprovechamiento forestal (modificado de EEIVCRE, 2019). Este término se recoge en la estrategia en su acepción desde el punto de vista productivo, la más extendida y utilizada. Sin embargo, también se puede usar, en un contexto más centrado en la conservación, para definir ecosistemas que muestran un interés especial por sus valores no productivos (madurez, rareza, diversidad).
  • [iii]Corredores verdes: Conexiones espaciales que permiten acceder desde las ciudades a su entorno rural y natural inmediato y a otros puntos de interés natural o cultural dentro y fuera de la ciudad, por medios alternativos al transporte motorizado (EEIVCRE, 2019).

VOLVER A INICIO

9.¿Qué debemos tener en cuenta cuando hablamos de conectividad?

En el contexto de la infraestructura verde encontramos términos aparentemente equivalentes pero que contienen matices importantes. La conectividad no siempre ha de ser física; la meta es que sea funcional. Véanse los matices según hablemos de conectividad ecológica[i], conectividad estructural o espacial[ii], conectividad funcional[iii] y conectividad socio-ecológica[iv].

Tradicionalmente encontramos muchas iniciativas relacionadas con los corredores biológicos[v]. Se habla también con frecuencia de corredores ecológicos[vi] cuya principal función es favorecer procesos ecológicos básicos, siendo en algunos casos necesarias infraestructuras que faciliten el desplazamiento (conectividad estructural) de flora y fauna (que no son necesariamente coincidentes) y, en otros, elementos no dependientes de infraestructuras (conectividad funcional).


  • [i]Conectividad ecológica: El grado en el cual los componentes del paisaje de un determinado territorio facilitan o impiden los procesos de transferencia entre parches, fragmentos, teselas o manchas (Bennet, 1999). Conexiones espaciales existentes entre ecosistemas. Éstos, que carecen de límites netos y objetivos, constituyen redes ecológicas que permiten concebir el territorio como un “tejido”, con flujos de energía, materia y procesos biológicos y culturales. Díaz-Pineda & Schmitz (2011) consideran la “conectividad ecológica horizontal” como el sistema de flujos físicos, bióticos y culturales propios del tejido territorial.
  • [ii]Conectividad estructural o espacial: Grado de continuidad o adyacencia entre las teselas con características similares (un tipo de hábitat o de vegetación) en el territorio. Puede ser también denominada conectividad del paisaje (EEIVCRE, 2019).
  • [iii]Conectividad funcional: Grado en que un territorio o paisaje facilita los procesos de transferencia de energía y materiales. Incluye procesos físicos, ecológicos y biológicos (desplazamientos de las especies a través de las teselas de hábitat existentes en el mismo) (EEIVCRE, 2019). Se utiliza también el término conectividad vertical, que ha sido definida mediante la parametrización de la correspondencia entre estructuras de dimensiones multivariables, ecológicas y socio-económicas a distintas escalas (Schmitz et al. 2003; Díaz-Pineda & Schmitz, 2011).
  • [iv]Conectividad socio-ecológica: Grado de conexión entre los procesos sociales y ecológicos que actúan en el territorio, evaluable en términos de los flujos de energía, materia e información, generalmente, en los sistemas tradicionales, modelados por el conocimiento ecológico local. Considera la conectividad en el conjunto de la matriz socio-ecológica, frente a la que sería exclusiva de la red ecológica (Montes & Palomo, 2015; González-García et al., en preparación). 
  • [v]Corredor biológico (Biological corridor): Zona geográficamente definida que proporciona conectividad entre paisajes, ecosistemas y hábitats, naturales o modificados, y asegura el mantenimiento de la biodiversidad y los procesos ecológicos y evolutivos (Rosenberg et al., 1995).
  • [vi]Corredor ecológico: Se trata de un concepto definido por la normativa legal, que solo parcialmente encuentra su equivalencia en el contexto científico. La Ley 42/2007 lo define como “territorio, de extensión y configuración variables, que, debido a su naturaleza, disposición y a su estado de conservación, conecta funcionalmente espacios naturales de singular relevancia para la flora o la fauna silvestres, separados entre sí, permitiendo, entre otros procesos ecológicos, el intercambio genético entre poblaciones de especies silvestres o la migración de especímenes de esas especies”. En la estrategia de Infraestructura Verde son definidos como aquellas partes del territorio que se consideran de especial interés para dar soporte al desplazamiento e intercambio genético de las poblaciones de fauna y flora silvestres (EEIVCRE, 2019). Ambas definiciones se inspiran en el concepto de corredor biológico “biological corridor” o “wildlife corridor”. Se trata de un concepto esencialmente funcional, que no siempre requiere continuidad física en el territorio.

VOLVER A INICIO

10.¿Qué se entiende por una Infraestructura Verde en el ámbito urbano y periurbano?

Entendemos por infraestructura verde urbana la red de áreas verdes urbanas y otros espacios libres (jardines, parques urbanos, huertos, cursos y láminas de agua, bosques urbanos…) que operan a diferentes escalas formando parte de una red ecológica. Estas áreas deberían ser en todo caso multifuncionales más allá de su carácter de “espacio verde” o “libre”, suministrando servicios de los ecosistemas a la sociedad.

Para más información sobre el desarrollo de la infraestructura verde municipal pueden consultarse los documentos promovidos por la Federación española de municipios y provincias (Guía Divulgativa de la Infraestructura Verde Municipal, FEMP 2019)

Considerar también el tema de las soluciones basadas en la naturaleza[i] vinculado sobre todo al ámbito urbano y periurbano.

  • [i]Soluciones basadas en la naturaleza: Estrategias, medidas y acciones que se apoyan en los ecosistemas y los servicios que estos proveen para responder a diversos desafíos de la sociedad como el cambio climático, la seguridad alimentaria o el riesgo de desastres (UICN, 2017). Soluciones a retos sociales que se inspiran y apoyan en la naturaleza y que son coste-efectivas, al tiempo que proporcionan de forma simultánea beneficios ambientales, sociales y económicos y contribuyen a crear resiliencia. (OPPLA, EU Repository of Nature-Based Solutions 2019).

VOLVER A INICIO

11.¿Qué papel tiene la restauración para asegurar la funcionalidad de la Infraestructura Verde?

La restauración ecológica[i] es una herramienta clave para recuperar o incrementar la conectividad en las áreas donde se requiera. La Infraestructura Verde puede ser el mecanismo para identificar las zonas del territorio que han perdido funcionalidad por distintas causas lo que implica una fragmentación que impide la conectividad deseada.

Según recoge la Estrategia nacional, la restauración ecológica puede ser activa (intervención directa sobre la estructura y características del ecosistema degradado, con el fin de reemplazarlo, rehabilitarlo o restaurarlo para garantizar la existencia de un ecosistema estructurado y funcional) o pasiva (eliminación o minimización de las perturbaciones causantes de la degradación, de forma que el ecosistema pueda recuperar por sí mismo su estructura y funcionalidad).


  • [i]Restauración ecológica: Proceso mediante el cual se promueve la recuperación de un ecosistema que ha sido degradado, dañado o destruido siendo conducido hacia un estado diferente, ambiental o socialmente deseado (modificado de SER, Society for Ecological Restoration; https://www.ser.org/).

VOLVER A INICIO

12.¿Cómo pueden integrarse diferentes políticas sectoriales para promover la conectividad?

La aspiración consiste en alcanzar una planificación territorial integral, con un enfoque socioecológico[i] orientada a conseguir territorios más sostenibles y resilientes[ii]. Para ello es imprescindible que las políticas sectoriales con más incidencia territorial se desarrollen e implementen de forma coordinada y alineadas con la infraestructura verde. Las políticas específicas de conservación, que desempeñan una función esencial al proteger especies y ecosistemas de alto valor, en ocasiones frágiles por su rareza o vulnerabilidad, deben contribuir de manera decidida a la formulación y gestión de la infraestructura verde y de este modo fortalecer su papel en el conjunto del territorio.




[i]Planificación socio-ecológica: Un modelo de planificación integrada que conceptúa el territorio, con todos sus componentes funcionales y morfológicos (naturales, rurales y urbanos), como un socio-ecosistema que gestiona la expresión espacial de los flujos de suministro-demanda de servicios (tramas socioecológicas) para el bienestar humano. Su objetivo es contribuir al diseño y gestión de territorios sostenibles y resilientes ante los desafíos que plantea el proceso emergente de Cambio Global (Montes & Palomo, 2015; González-García et al., en preparación).
[ii]Resiliencia socioecológica: Capacidad de un sistema socio-ecológico de hacer frente a las perturbaciones sin pasar a un estado no deseado, persistiendo, adaptándose o transformándose como respuesta a los cambios introducidos (modicado de Walker & Salt, 2012).
Resiliencia ecológica: Capacidad de un sistema ecológico de experimentar perturbaciones y mantener su estructura, funcionamiento, bucles de realimentación y por tanto su integridad (modificado de Walker et al, 2004).

 

VOLVER A INICIO

13.¿Qué implicaciones legislativas y competenciales son previsibles?

La Estrategia nacional plantea que las distintas políticas sectoriales que intervienen en el territorio deben incorporar los conceptos, objetivos y planteamientos de la infraestructura verde, de modo que este modelo renovado de gestión territorial fortalezca la dimensión ambiental, junto a los aspectos económicos y sociales (meta 6).

De hecho, las distintas normas de planificación territorial de las comunidades autónomas, desde la Carta Europea de OT del Consejo de Europa (1983), ya se refieren a la integración de los aspectos económico, social y ambiental en los instrumentos de OT

La Estrategia señala, en concreto, que hay que integrar la IV en los instrumentos de planificación y gestión de diferentes políticas sectoriales, con distintas líneas de actuación por sectores (agropecuario y de desarrollo rural, forestal, industrial, hidráulico y de gestión del agua, transporte, energías, telecomunicación, patrimonio histórico-cultural, planificación marina y litoral y otras políticas de conservación del patrimonio natural). Se incluye una línea específica dedicada a la integración de la infraestructura verde en la legislación de ordenación del territorio y de suelo, estableciendo que los instrumentos de ordenación territorial y urbanística, en todas sus categorías y escalas, deberán analizar y delimitar geográficamente las infraestructuras verdes precisas para mitigar, entre otros aspectos, la alteración, pérdida y fragmentación de hábitats, el deterioro de procesos ecológicos y servicios de los ecosistemas, así como el incremento de los riesgos naturales

Las implicaciones que todo ello supone están aún por concretarse, pero obviamente va a ser necesario un esfuerzo muy importante de coordinación, cooperación y trabajo transversal.

VOLVER A INICIO

14.¿Cómo puede contribuir la Infraestructura Verde a la mitigación y a la adaptación al cambio climático?

Una de las metas de la Estrategia Nacional de Infraestructura Verde es “Mejorar la resiliencia de los elementos vinculados a la infraestructura verde favoreciendo la mitigación[i] y adaptación[ii] del cambio climático” (meta 4). En términos específicos de mitigación, la Estrategia señala la creación y conservación de sumideros naturales de carbono y el aumento del conocimiento. También indica las sinergias con el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC) 2021-2030. Efectivamente, el PNACC recoge una línea específica de acción (la 4.3) cuyo objetivo es la “mejora de la capacidad adaptativa de la Infraestructura Verde”. Por ello, en esta línea de acción tendrán cabida intervenciones orientadas al mantenimiento o la mejora de la provisión de servicios de los ecosistemas, principalmente los de regulación, a la mejora de la permeabilidad ecológica del territorio y de la conectividad ecológica y a la reducción de presiones sobre los sistemas naturales (cambios en las prácticas agrícolas y en la gestión ganadera, forestal y cinegética). Asimismo la línea 4.2 (Planificación y gestión de áreas protegidas con criterios adaptativos) indica la necesidad de reforzar la infraestructura verde marina para a asegurar la funcionalidad, conectividad y resiliencia de los ecosistemas marinos. En efecto, las medidas para mejorar la conectividad y la permeabilidad[iii] del paisaje son también medidas de adaptación al cambio climático.


[i]Mitigación: Intervención humana orientada a reducir las fuentes o mejorar los sumideros de emi­siones de gases de efecto invernadero (PNACC, 2020).
[ii]Adaptación: Proceso de ajuste al clima actual o esperado y a sus efectos. En sistemas humanos, la adaptación persigue moderar o evitar los daños derivados del cambio climático o aprovechar sus oportunidades (PNACC, 2020).
[iii]Permeabilidad: Capacidad de la matriz del paisaje para permitir el flujo de los distintos organismos vivos entre diferentes teselas o áreas de hábitat (EEIVCRE, 2019).

 

VOLVER A INICIO

15.¿Qué debemos considerar para una buena gobernanza de la Infraestructura Verde?

La puesta en marcha de las medidas necesarias para garantizar una infraestructura verde funcional requiere contar con un marco adecuado de gobernanza[i]. Es imprescindible la coordinación y cooperación institucional, vertical y horizontal (mecanismos interadministrativos e intersectoriales), así como la identificación de actores sociales cuya implicación contribuya tanto al acopio de información básica y a la elaboración del diagnóstico de partida, como a la ejecución de medidas en los territorios.

El reto es enorme. Algunas cuestiones claves pasan por mejorar los mecanismos de coordinación entre políticas y entre niveles administrativos, para avanzar en modelos de gestión compartida (custodia del territorio[ii], contratos, acuerdos). También es preciso incorporar el conocimiento científico y los saberes tradicionales[iii] en la planificación y en la toma de decisiones.

La imprescindible visión de largo plazo requiere del respaldo político necesario a distintas escalas. Este respaldo será tanto mayor y efectivo cuanto mejor informada y más implicada esté la ciudadanía.

[i]Gobernanza: La UICN define la gobernanza como el conjunto de interacciones entre estructuras, procesos y tradiciones que determinan cómo se ejerce el poder y las responsabilidades, cómo se toman las decisiones y cómo se traslada la voz del ciudadano (Borrini-Feyerabend et al., 2013).
[ii]Custodia del territorio: Es una herramienta participativa de gestión del territorio. Se define como el conjunto de estrategias técnicas y jurídicas a través de las cuales se favorece el acuerdo entre los propietarios del territorio (includa la administración) y las entidades de custodia, constituidas para la conservación y uso de los valores y los recursos naturales, culturales y paisajísticos (Ley 42/2007 y EUROPARC-España, 2016).
[iii]Conocimiento Ecológico Local o Tradicional (CEL o CET): Conjunto de conocimientos, prácticas y creencias transmitido a través de generaciones, sobre la relación de los seres vivos entre sí y con el medio ambiente que les incluye (Berkes et al., 2000). En la Ley 42/2007 se define el conocimiento tradicional comoel conocimiento, las innovaciones y prácticas de las poblaciones locales ligados al patrimonio natural y la biodiversidad, desarrolladas desde la experiencia y adaptadas a la cultura y el medio ambiente local”.

VOLVER A INICIO

16.¿Qué oportunidades existen para financiar el desarrollo de la Infraestructura Verde?

Las principales fuentes de financiación de la Infraestructura Verde provienen de fondos de la Unión Europea. Actualmente nos encontramos en un periodo de transición entre el antiguo periodo de programación de la UE 2014-2020 (cuyo plazo de ejecución se extiende hasta 2023) y el nuevo periodo, aún por definir, que abarca de 2021 a 2027. Por tanto, es fundamental seguir contando con los recursos que queden por ejecutar de la programación 2014-2020 y participar en el diseño de los programas del periodo 2021-2027, especialmente en los fondos de la PAC (FEAGA y FEADER) y el FEDER, junto con el FEMP para la infraestructura azul.

A estos recursos hay que sumarles el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que cuenta con la componente 4 “Conservación y restauración de ecosistemas y su biodiversidad”, directamente relacionada con la Infraestructura Verde.

Con el objetivo de conocer y explorar la variedad de fondos aplicable a la IV, se ha elaborado el informe “Oportunidades de financiación para fomentar la conectividad ecológica y la infraestructura verde en España”. Este documento aporta una panorámica amplia de las distintas fuentes de financiación pública y privada que pueden usarse para el desarrollo de los múltiples aspectos que implica el enfoque integrador de la infraestructura verde en el conjunto del territorio.

VOLVER A INICIO

Compartir